Después de un empate en Nápoles que sabe a gloria, los jugadores del equipo han hablado con la prensa para valorar el resultado y las expectativas de cara a la vuelta. Un 1-1 que favorece al Barça, pero que deja una plantilla tocada de forma que Setién tendrá que inventar en la táctica para sacar el mayor rendimiento a los jugadores disponibles.

Nada más terminar el encuentro Antoine Griezmann, el autor del gol del empate, se ha puesto delante de los micros para remarcar el sacrificio que ha hecho el equipo: “Veníamos para ganar, no ha podido ser, nos ha costado encontrar espacios y por tanto tirar a puerta”, ha comentado el francés. Después, en la segunda parte ha reconocido que han jugado con su cansancio y entonces han podido crear ocasiones.

En un enfoque más autocrítico, Griezmann ha valorado la falta de profundidad del equipo: “Hay que trabajar en eso. Me toca a mí hacerlo y unas veces me ven y otras no. Tengo que crear espacios y en la primera parte no lo he hecho, pero en la segunda he intentado dar más opciones”. Después, el “principito” ha apuntado cómo enfocan el partido de vuelta: “Será diferente, con más espacios, en un campo más grande y delante de nuestra gente. Habrá que ganar”, ha sentenciado.

Respecto al futuro próximo del Barcelona, Griezmann ha apuntado que es una semana muy importante, que están ya enfocados en recuperar bien y trabajar para preparar El Clásico. “Hay que ir partido a partido. Nos queda mucho camino, hay que ganar la vuelta y ya veremos en cuartos”, ha concluido.

Por su parte, Sergio Busquets, que ha sido elegido Jugador del Partido por la UEFA, ha reiterado la dificultad del partido y el desenlace que preveían: “En la primera parte estaban muy cerrados y se nos ha hecho muy difícil. Tenían casi una línea de 4 y otra de 6. En la segunda sabíamos que iban a bajar intensidad y ahí hemos aparecido y hemos encontrado espacios”, ha resumido.

Respecto a las dificultades debido a la escasez de activos del primer equipo, Busquets ha sido franco: “Somos una plantilla corta, sabíamos que corríamos ese riesgo. Desgraciadamente la planificación ha sido así. Hoy hemos tenido la expulsión de Arturo, mi amarilla, y ojalá lo de “Geri” no sea nada y pueda estar en la vuelta”, ha valorado.

Busquets, que fue amonestado, se perderá la vuelta de octavos

Ya en la zona mixta, justo antes de subir al autobús, se ha parado ante los medios Ivan Rakitic, aunque su valoración ha ido en consonancia con la de sus compañeros: “Teníamos el partido controlado y un error nos costó el gol. En la Champions con muy poco se nos castiga mucho”, ha comentado, y ha incidido en la dificultad de jugar contra un rival tan defensivo: “Es difícil jugar contra un equipo que se encierra tanto. Generamos mucho y tenemos mucha posesión, pero si defienden con 11 es difícil“.

A pesar de esto, ha aclarado que el equipo está contento con el resultado, y espera el máximo apoyo en el Camp Nou: “Los que estamos vamos a juntar fuerzas y ojalá en la vuelta seamos 90 y pico mil en el campo. Tenemos que prepararnos bien y ganar”. Por último, se ha mostrado confiado con la plantilla actual y las sensaciones del equipo: “Otros años parecía mejor y al final no pudo ser. Ojalá podamos darle la vuelta a esta sensación. Yo confío en mis compañeros”, ha sentenciado.

El próximo partido, de importancia máxima, se disputará el próximo domingo a las 21h en el Santiago Bernabéu, donde el Barça se jugará de nuevo el liderato de la Liga Santander. Veremos si la plantilla puede responder bien a las exigencias de la campaña.