El Barça, segundo con seis puntos, tiene una final mañana (21:00h) ante el Benfica, tercero con cuatro puntos, que debe ganar si quiere seguir siendo segundo en el grupo de la Champions League y clasificarse así para los octavos de la competición. Pero antes de ello, Xavi Hernández compareció ante los medios de comunicación para hablar sobre las sensaciones tras su primer partido como técnico culé y analizar el partido de Champions.

Después del partido de liga ante el Espanyol, el técnico culé se mostró satisfecho con el trabajo del equipo. Aun así, el choque de mañana poco tendrá que ver con este otro: “Estamos hablando de Champions League, el ritmo y la intensidad serán muy elevados”, matizó. No quiso hablar de favoritismos porque, en sus palabras, “hay que demostrarlo en el terreno de juego”. Habló con admiración y respeto del Benfica y de su entrenador Jorge Jesús. Además, calificó al conjunto portugués como un “equipo con alma”, además de tener a centrales de gran nivel y futbolistas muy fuertes arriba. “Va a ser difícil”, repitió Xavi.

Negó que este fuera el partido más importante de su carrera en los banquillos y explicó que él lo ve como una oportunidad, además, mandó un mensaje motivador cuando le preguntaron por la presión: “No veo presión añadida. El fútbol siempre te ofrece revanchas. Somos el Barça e iremos a por el partido. Me encantan los retos”.

En derbi pudimos ver nombres nuevos de jugadores del filial como Ilias y Abde, pero no podrán estar en la Champions por sanción, en el caso del primero, y por no estar inscrito en la competición en el caso del segundo. Quienes sí podrían entrar en la convocatoria, dependiendo de sus sensaciones en el entrenamiento previo al partido, serían Dest, Dembelé y Sergi Roberto, algunos de los lesionados del equipo.

Durante la rueda de prensa, el discurso de Xavi volvió a ser esperanzador y, sobre todo, claro. Se mostró muy positivo y confiado cuando le preguntaron por las expectativas del partido y aseguró no contemplar otra opción que no fuese una victoria. A la importancia del encuentro hay que sumarle el factor campo, ya que se verán las caras en el Camp Nou, algo que beneficia al Barça y más, si los aficionados responden de la misma manera que ante el Espanyol, algo que Xavi no había vivido nunca antes, según contó en rueda de prensa.

El técnico blaugrana desde el primer día dejó claro cuál era la idea y el modelo de juego: tener la pelota para tener más posibilidades de ganar. En un fútbol moderno en el que los jugadores el físico parece que se ha convertido en algo fundamental para muchos, Xavi quiso destacar a los suyos: “De Jong es espectacular físicamente, a Nico solo hay que verle, Busi recupera muchos balones… Para ello no hace falta medir dos metros y pesar 85 kilos. Todo depende del modelo de juego. No es mi prioridad que los centrocampistas sean fuertes físicamente”, aclaró.

“Nos quedamos con el cómo”, dijo Xavi cuando le preguntaron si firmaba una victoria por 1-0. A pesar de no estar para regalar nada, aseguró que ganar “será consecuencia de jugar bien”. Aun así, todo lo que se ganar mañana, “será bienvenido”, terminó.

Para concluir la rueda de prensa, realizó un pequeño balance de sus primeros días y aseguró estar durmiendo más que antes de llegar al Barça: “El respeto, la actitud y el esfuerzo son muy importantes para un equipo. Cómo atacar, cómo defender… Somos el Barça, tenemos responsabilidad con el balón. No nos podemos permitir otro estilo”, sentenció el entrenador para dejar su asiento a Jordi Alba que fue el siguiente en hablar ante los medios.