Volvía el fútbol al Camp Nou tras la goleada copera ante el Leganés y lo hacía con alguna que otra novedad en el once inicial. Lenglet, Semedo y Rakitic partían como titulares por delante de los Umtiti, Sergi Roberto y Arthur, y la jugada no le salió mal al bueno de Quique Setién.

El conjunto granota, hoy de gris, salió bien plantado sobre el césped y empezaba a tantear a un F.C. Barcelona que comenzó el encuentro con alguna que otra duda. Gerard Piqué, que hoy cumplía años, parecía dubitativo y los hombres de Paco López buscaban sorprender con la velocidad de Morales y Roger Martí, sus dos jugadores más adelantados.

Ya pasada el cuarto de hora Leo Messi comenzaba a acechar la portería de Autor Fernández, uno de los porteros más en forma de la competición. El de Rosario tuvo dos buenas ocasiones que a punto estuvo de transformar pero su función hoy era otra, la de asistir. Fue a la media hora cuando tras recibir en el círculo central el argentino se inventó un pase a la espalda de Miramón que Ansu Fati bien no desaprovechó. El extremo batió con un disparo raso a Aitor, que nada pudo hacer para evitar el gol que abría la lata culé.

Poco después, 103” en concreto, se repitió la situación. El Camp Nou vivió un deja vú. De nuevo Leo Messi levantó la cabeza, esta vez dentro del área, y cedió a Ansu un buen balón que nuevamente de caño el extremo convirtió en gol.

Los de Setién iban poco a poco animándose y Semedo, en uno de sus mejores encuentros como azulgrana, tuvo en sus botas el tercero pero el disparo fue repelido por el larguero. Ya para cerrar la primera parte Griezmann tuvo la suya. Una nueva internada del hoy lateral derecho dejó en bandeja al francés su gol, pero este no acertó y su remate se fue desviado. Llegábamos al descanso.

Con el comienzo de la segunda mitad cambió el guion, pero ya era tarde. Los granotas tenían sus opciones a la contra, aprovechando la velocidad de Morales y Roger Martí, con Rochina asociándose de manera más que peligrosa. Poco a poco avanzaba el encuentro y los de Paco López iban a más. El técnico visitante dio entrada a Borja Mayoral, para así intentar crear aún más peligro, y Hernani. Mientras, los hasta entonces protagonistas del partido, seguían a lo suyo, Ansu y Messi buscaban la sentencia.

A falta de media hora de juego empezó el ya habitual recital de Marc André Ter Stegen bajo palos. El cancerbero teutón volvió a ser decisivo y, como de costumbre, guardó los puntos hasta entonces conseguidos. Dos buenos remates del conjunto levantinista, uno de ellos de Hernani, fueron repelidos por el alemán. Nueva exhibición para él.

No obstante el partido seguía y Setién empezaba a dar relevos a algunos de los protagonistas iniciales. Sergi Roberto, Riqui Puig y Arthur Melo fueron los elegidos para dar descanso a un desaparecido Antoine Griezmann, al estelar Ansu Fati y a un poco acertado Frenkie de Jong. Los minutos pasaban y el Levante seguía teniendo las suyas a medida que los hoy blaugranas iban cediendo terreno, más por mérito de los granotas que por demérito local. Tanto fue así que Rubén Rochina, tras enganchar una buena volea a la salida de un córner, ponía el 2-1 en el marcador a falta de tan solo tres minutos. Tocaba apretar los dientes en los últimos compases de partido.

Por suerte nada más pasó y los de Quique Setién suman tres nuevos puntos a pesar de dejar una preocupante imagen defensiva, algo que seguro irán corrigiendo. La próxima cita será ante el Betis en el Benito Villamarín, donde el cántabro no podrá contar con Piqué, sancionado por acumulación de amonestaciones.