11 de julio de 2014. Una fecha que quedará marcada para siempre en el Barça: el acuerdo con el Liverpool por el traspaso de Luis Suárez era ya una realidad. Llegó rodeado de polémica, con una sanción por parte de la FIFA que no le permitía ni jugar ni entrenar hasta octubre con el “club de sus sueños”, tras el famoso mordisco en el hombro de Chiellini en el Mundial.

El delantero uruguayo heredó el número 9 que quedaba libre tras la marcha de Alexis Sánchez, un número importante en el Barça, utilizado por leyendas del club como Kluivert, Ronaldo o Eto’o entre otros. Pero él no iba a ser menos. Una vez cumplida la sanción, cargó de pólvora su pistola y el resto ya es historia.

Primeros pasos como culé

Su debut oficial en La Liga se puede decir que fue en el escenario soñado pero no con el resultado esperado, ya que el Barça visitaba al Madrid en el Bernabéu y acabó siendo derrotado por 3-1. Los aficionados culés tuvieron que esperar un mes desde que debutó en el Gamper, para poder ver el primer gol del charrúa con la elástica azulgrana que llegaría frente al Apoel en la Champions. A partir de ese momento, la mira del delantero se fue afinando, y nos dejó goles que pasaron a la historia como el doblete ante el PSG en cuartos de final de la Liga de Campeones o el gol en la final de esta misma competición ante la Juventus.

Debut de Suárez en Champions. Fuente: Twitter.com
Fuente: Twitter.com

En su primera temporada como blaugrana, Luis Suárez hizo un total de 16 goles y repartió 14 asistencias, pero eso se quedó en nada comparando con lo que consiguió en la siguiente campaña (2015/2016). Él mismo se encargaría de dejar los números anteriores en tan solo una anécdota, ya que el ‘pistolero’ consiguió anotar la friolera cifra de 40 goles en La Liga y dio un total de 16 asistencias, lo que le permitió ser el ganador de la Bota de Oro, por delante de Higuain y de Cristiano Ronaldo.

De la MSN a la MS

Messi, Suárez y Neymar, los tres nombres que formarían uno de los mejores tridentes de la historia del fútbol. Juntos fueron capaces de conseguir 364 goles y 211 asistencias, pero en 2017 el tridente se rompería tras la marcha de Neymar, dejando recuerdos como el de la histórica remontada al PSG en el Camp Nou, la Champions ganada o los muchos otros títulos conseguidos.

Con la MSN rota, Luis Suárez y Leo Messi decidieron crear una asociación que les permitió regalarse hasta 86 pases de gol el uno al otro: 47 asistencias de Suárez a Messi y 39 del argentino al uruguayo.

La MSN. Fuente: fcbarcelona.es
Fuente: fcbarcelona.es
Palmarés de leyenda

Los 198 goles que ha conseguido Luis Suárez como delantero del Barça han hecho que se convierta en el tercer máximo goleador del club, adelantando a jugadores como Kubala y Josep Samitier y situándose por debajo de César Rodríguez – al que probablemente hubiese adelantado también – y de Leo Messi.

Si desglosamos sus cifras goleadoras, muy pocos jugadores están y han estado a su altura:
Temporada 14/15: 25 goles (16 en Liga, 2 en la Copa del Rey y 7 en Champions).
Temporada 15/16: 59 goles (40 en Liga, 5 en la Copa del Rey, 1 en la Supercopa de Europa, 8 en la Champions y 5 en el Mundial de Clubes).
Temporada 16/17: 37 goles (29 en Liga, 4 en Copa del Rey, 3 en Champions y 1 en la Supercopa de España).
Temporada 17/18: 31 goles (25 en Liga, 5 en Copa del Rey y 1 en la Champions).
Temporada 18/19: 25 goles (21 en Liga, 3 en Copa del Rey y 1 en Champions).
Temporada 19/20: 21 goles (16 en liga y 5 en Champions).

Luis Suárez con los trofeos conseguidos. Fuente: rtve.es
Fuente: rtve.es

En cuanto a títulos colectivos se refiere, se marcha del Barça habiendo conseguido una Champions League, cuatro ligas, cuatro Copas del Rey, un Mundial de Clubes, dos Supercopas de España y una Supercopa de Europa. De esta manera, el doble campeón de la bota de oro, deja un hueco vacío en el ataque blaugrana que será difícil tapar. Como dice la canción de The Script: “Dedicate yourself and you can find yourself standing in the hall of fame”, y es ahí donde el nombre de Luis Suárez se encuentra a partir de hoy, en el muro de las leyendas del Barça.