Continuidad y confianza en sí mismo, son las dos claves que parecen estar ayudando a Ousmane Dembelé a encontrar su sitio en el Barça tras tres años llenos de luces y sombras. Desde que llegó a Can Barça en 2017, su carrera se ha visto truncada por las lesiones y por los problemas extra-futbolísticos como la falta de disciplina, pero esta temporada, la que para muchos era la que indicaría si el francés continuaría en el Barça o no, parece ir por el buen camino.

Tras la debacle del Barça en Lisboa, el club se preparó para una reestructuración total sin dejar indiferente a nadie y en la que el propio Dembelé parecía ser uno de los jugadores que iban a salir. Con la llegada de Koeman y su propuesta de jugar con extremos puros, se formó el escenario perfecto para que “el mosquito” diera un golpe en la mesa y demostrara de una vez por todas por qué le ficharon.

Ousmane Dembelé contra el Getafe. Fuente: Getty Images
Ousmane Dembelé contra el Getafe. Fuente: Getty Images
De menos a más

Al principio de temporada parecía que Dembelé volvería a ser “uno más”, ya que hasta la cuarta jornada su nombre no apareció entre los titulares, sumando hasta entonces tan solo 20 minutos jugados contra el Villarreal en la primera jornada.

Los brotes verdes comenzaron a crecer cuando llegó la Champions League y se pudo estrenar como goleador y asistente ante el Ferencvaros. En el segundo partido de la competición europea contra la Juventus, firmó sus mejores minutos sobre el terreno de juego en esta temporada, abriendo el marcador con un gol de rebote desde fuera del área que acabó convirtiéndose en un golazo. Quizás esto sea un reflejo del año que viene por delante, en el que la regularidad y la suerte acompañarán a Dembelé.

Un jugador especial

El francés es ese “jugador distinto” que no muchos equipos tiene la suerte de conservar en sus filas. Dembelé destaca por su explosividad y su rapidez pero, sobre todo, por esa habilidad que tiene para jugar con las dos piernas. Físicamente, si las lesiones se lo permiten de una vez por todas, parece que lo tiene todo para triunfar y para aportar algo diferente al Barça y así lo demuestran las estadísticas. El 11 del Barça suma un total de 22 goles con la camiseta blaugrana de los cuales 12 los ha marcado con la pierna izquierda y 10 con la derecha.

Esta temporada (2020/2021) parece que ha empezado con buen pie y que está dispuesto a seguir con esa regularidad con ambas piernas ya que de los 3 tantos que lleva, 2 han sido con la pierna derecha y 1 con la izquierda. Todo ello le ha llevado a convertirse, de momento, en el tercer máximo goleador del Barça en lo que va de temporada por detrás de Ansu Fati (5 goles) y de Leo Messi (6 goles).

Dembelé durante la pretemporada. Fuente: Getty Images.
Dembelé durante la pretemporada. Fuente: Getty Images.

Durante estas últimas semanas se ha hecho evidente la mejoría del jugador. Suma un total de 326 minutos jugados, lo que equivale a, más o menos, 3,6 partidos jugados. No son muchos teniendo en cuenta la importancia que debería tener Dembelé en el equipo, pero viendo sus aportaciones en los partidos y la baja de Ansu Fati, Koeman se verá obligado a contar más con él, ya que es uno de los jugadores que más peligro generan del conjunto blaugrana después de Ansu y Messi.