Logró los 3 puntos el Barça en un partido donde el rival no fue capaz de incomodar a los de Koeman. Sin embargo, el juego fue farragoso, lento y falto de ideas durante la mayor parte del partido. 0-2 y plus de confianza para un equipo que llegaba con muchas dudas después de las competiciones coperas. A continuación, las notas:

 

Ter Stegen – 7. Fue un partido de campo y playa para él, pero estuvo impecable en el único problema que tuvo. Una pérdida de Mingueza lo dejó frente a Rigoni, y el alemán aguantó de forma impecable. Partido de portero del Barça, un contexto en el que siempre cumple con creces.

Jordi Alba – 5’5. Sin Messi en el campo es un jugador distinto. Menos incisivo, menos asociativo… Parece que necesita al argentino para brillar. Defensivamente estuvo correcto y poco exigido, pero se echaron en falta sus combinaciones y sus subidas en banda izquierda.

Umtiti – 6. Sorprendió a todos con un partido muy correcto. Su físico deja mucho que desear, pero lo compensa con la calidad que lo llevó a ser un central de nivel mundial. El equipo lo esperará con ansias, porque puede ser clave si recupera un ápice de lo que fue su nivel. Resbaló en una acción retrocediendo y a punto estuvo de costar un disgusto al equipo.

Araujo – 6’5. El “káiser” uruguayo. Seguro y expeditivo donde los haya, pero a la vez limpio. Central agresivo, pero de guante blanco. Lo tiene todo para triunfar en el fútbol mundial. Cada vez se atreve más a buscar desplazamientos largos y a salir en conducción. Si mejora con el balón en los pies, será un futbolista de época.

Mingueza – 4. Sobre él acechan las dudas de si tiene o no nivel para consolidarse en el Barça. De momento, su bagaje en el partido de hoy es un error que casi costó el empate a su equipo. Seguramente tiene más responsabilidad sobre sus hombros de la que debería. Necesitaremos más tiempo para decantarnos.

Busquets – 6. Otro partido correcto de Busquets que, aunque en ocasiones genera alguna pérdida en situaciones comprometidas, organiza al equipo como nadie y siempre está en el sitio adecuado para ofrecer una línea de pase. Vio la quinta amonestación, así que no podrá ser de la partida el próximo fin de semana ante el Athletic de Bilbao.

De Jong – 8. El neerlandés tiene el tanque de gasolina siempre lleno. Un portento físico con unas cualidades técnicas envidiables. Hoy llegó “in extremis” a tocar el balón en el primer gol para apuntarlo a su cuenta, y son ya 4 en este inicio de año. Sirvió perfecto tras una internada en el área el 0-2 para Riqui Puig.

Pedri (87’) – 6’5. Siempre mejora las jugadas cuando pasa el balón por sus pies. Lee a la perfección todas las situaciones, deja detalles técnicos extraordinarios y siempre tiene un par de disparos certeros que, si acostumbra a embocar, lo harán un valor incalculable en el FC Barcelona.

Griezmann – 4’5. De nuevo no llega al nivel exigido. Debe asumir los mandos de la nave cuando no está Messi, en cambio tiende a desaparecer y dejar esa responsabilidad a Dembélé. Nadie sabe muy bien cual es el problema, pero lo cierto es que el francés no se encuentra a sí mismo. Necesita regularidad.

Dembélé (73’) – 7’5. De nuevo, el líder del equipo. Todo el peligro ofensivo pasa por su desborde, es quien lidera la presión y quien muestra más orgullo cuando las cosas se tuercen. Se nota que tiene ganas de demostrar lo que vale ahora que por fin tiene confianza en su físico. Un jugador diferencial a todos los niveles.

Braithwaite – 5. Partido discreto del danés, aunque tampoco es su responsabilidad brillar en este Barça. Pierde gran parte de sus cualidades en la banda izquierda, pero asegura trabajo, ayuda defensiva y decisión. El Barça debe ser consciente de las limitaciones que tiene con un jugador como él y aprovechar los puntos fuertes. Dio una “asistencia” en el primer gol de Frenkie De Jong.

 

Trincao (73’) – 6’5. Hoy, por fin, dio síntomas de lo que puede llegar a dar. Tuvo dos remates claros que sacó Edgar Badia por mérito propio. Necesita como el comer aportar numéricamente al equipo, ya que la figura del portugués está cada vez más cuestionada. Hoy sí que hubo destellos de su calidad.

Riqui Puig (87’) – 7. Cinco minutos le bastaron para volver a poner en un aprieto a Ronald Koeman. Salió, movió al equipo, generó fútbol y estuvo en el sitio adecuado para rematar de cabeza un gran servicio de De Jong. Primer gol oficial con el primer equipo, curiosamente de cabeza en un chico que no supera el 1’70 de altura. A Koeman se le acaban las excusas.

 

Koeman – 5. Le salió bien el planteamiento, pero no es suficiente para el Barça. El equipo debe tener más ritmo, ser más incisivo y ofrecer alternativas. Deja la sensación de que cualquier entrenador de primer nivel puede tumbar su plan fácilmente. Solo realizó 2 cambios de los 5 disponibles, aunque fueron cambios resolutivos.

El Barça celebra el primer tanto del partido | Getty Images