Hasta los más fuertes necesitan apoyo en ocasiones. Rafa Nadal tuvo a su tío Toni, Pep Guardiola tiene a Juanma Lillo, y el Barça B y García Pimienta tuvieron a uno de los mejores apoyos posibles en el mundo del fútbol: el público. 1.000 aficionados salpicaron la grada del Johan Cruyff con la ilusión de volver a ver en directo una elástica azulgrana. Un millar de socios que querían empujar al Barça B hasta la Segunda División, algo que está todavía más cerca tras confirmarse, visto el empate del Andorra, que los de “Pimi” disputarán en la segunda fase la liguilla de ascenso que da derecho al “Playoff”.

Pronto se notó la presencia del público no dejando pasar ni una al colegiado a la vez que aplaudiendo las acciones de ataque de un filial que empezaba el partido como siempre, con dominio, posesión y ocasiones. Antes del cuarto de hora, Collado ya había hecho lucirse a Ramón, el portero del Cornellà que ganó fama a partir del gran partido que realizó frente al primer equipo en Copa del Rey.

Con una presión tras pérdida efectiva y una combinación ágil, el Barça B seguía generando peligro en la portería de Ramón. Konrad y Comas avisaban, este último tras una jugada de córner, pero la ocasión más clara fue para Gerard Fernández “Peque” pasada la media hora de juego. El delantero, todavía en edad juvenil, se plantó en mano a mano ante el portero visitante pero no logró superarlo tras una gran intervención del segundo.

“Peque” no tuvo suerte en el mano a mano ante Ramón | FC Barcelona B

El tiempo de descanso llegó con un Barça B generando más y de forma más clara, pero sin materializar sus ocasiones. El Cornellà, entretanto, intentaba sorprender a la defensa a través de balones largos y el balón parado. Durante el tiempo de descanso se confirmaba la derrota del Llagostera ante el Olot, rival directo que se deja unos puntos clave de cara a la segunda fase. Por desgracia, también se confirmaban las molestias de Oriol Busquets, que tras su primera titularidad tras la lesión tenía que ser sustituido por Matheus Pereira.

Se repetía el guion en la segunda mitad: un Barça amenazante, llegando al área con peligro de la mano de Álex Collado y un Cornellà impotente esperando una acción directa para sacar rédito. En una jugada a balón parado pasada la hora de partido, Ramos Mingo embocaba una peinada de Roger Riera, pero el linier vio al argentino en posición adelantada. Ángel Alarcón sustituyó a un discreto Rey Manaj para intentar agitar el partido arriba y seguir sumando minutos en el B, pero su gran ocasión en un desmarque al espacio fue de nuevo desechada por el línea, que volvió a levantar la bandera.

Collado volvió a liderar el ataque blaugrana | FC Barcelona B

El Barça sopló y sopló, el Johan empujó y empujó, pero la casa que el Cornellà había montado en área propia fue capaz de aguantar las embestidas de los de García Pimienta para mantener su portería a 0. Tarde, en el minuto 93, llegó la ocasión que los visitantes habían estado buscando, pero Iñaki Peña se encargó de desbaratarla con una estirada magnífica.

El filial suma un nuevo punto y seis jornadas invicto, y se asientan en un momento de forma magnífico para luchar por todo en la segunda fase. Antes de esto llegará la visita a Badalona para cerrar la primera parte del innovador torneo. Una victoria para terminar la temporada regular podría, incluso, situar al Barça B líder de su grupo si el Nàstic no consigue la victoria ante el mismo Cornellà.