Después de una temporada de altibajos, de momentos críticos deportiva e institucionalmente, Frenkie De Jong da la cara por el barcelonismo. Con intención de animar a la afición a un día del retorno de Champions, el holandés, un tipo profesional, comprometido y ya totalmente integrado y adaptado en el vestuario, garantiza posibilidades para levantar el trofeo.

ESTADO ACTUAL DEL EQUIPO Y ANÁLISIS RIVAL

Tras un final de Liga decepcionante del conjunto culé y con la ‘orejona’ como última bala de la temporada, el equipo ha recargado pilas en este mini parón de dos semanas, en el que ha aprovechado también para reactivarse mentalmente y trabajar aspectos tácticos: “Estamos bien, hay energía positiva en el equipo y esperamos con ansia el duelo ante el Nápoles. Las sensaciones son realmente buenas”. Los de Gattuso vienen más rodados porque la Calcio terminó unos días más tarde que La Liga, pero las sensaciones no han dejado satisfecho al entrenador italiano. A pesar de ello, De Jong no se fía: “Hemos visto vídeos del partido de ida en San Paolo y de los últimos duelos del Nápoles en la Serie A. Sabemos lo que tenemos que hacer, sabemos lo que vamos a hacer y creemos en ello”.

MENSAJE CONFIANTE A LA AFICIÓN

Siendo consciente de que la temporada ha sido una de las más flojas de los últimos años, de que el fútbol practicado ha sido plano, horizontal y sin apenas verticalidad, el ‘21’ del Barça sigue confiando y transmite un mensaje de confianza: “Claro que podemos soñar con ganar la Champions. Pienso que si estamos a tope somos uno de los mejores equipos del mundo; al final estamos a cuatro victorias de proclamarnos campeones y si mostramos nuestra mejor versión y estamos enchufados y planteamos bien los partidos la podemos ganar, por supuesto”.

FINAL DE LIGA ATÍPICO
Frenkie no es un jugador propenso a lesionarse, pero esta temporada le ha tocado vivir varios episodios oscuros. El más reciente, justo una semana después de la vuelta a La Liga, donde se le detectó una lesión que le ha hecho perderse el tramo decisivo del campeonato nacional. Además, también vivió desde fuera los momentos de tensión que se producían en el vestuario con las palabras de Messi, con el que comparte autocrítica: “Él tenía razón, habíamos perdimos contra Osasuna en casa. Con todo mis respetos hacia ellos, lo normal si eres el Barça es ganar a un equipo así en casa. Creo que fue normal que hiciera esas declaraciones porque veníamos de jugar algunos malos partidos”.

SOBRE RIQUI Y ARTHUR

Riqui Puig ha sido la gran novedad en este final de campaña, y aunque en parte ha sido ‘gracias’ a la lesión de Frenkie, los minutos del canterano han sido suficientes para demostrar que está capacitado para comandar el centro del campo del futuro: “Riqui Puig tiene un talento tremendo, entiende a la perfección el juego del Barça. Para mí, está sobradamente preparado para ser titular”. No puede decir lo mismo de Arthur, el que hasta entonces era la máxima ilusión a corto plazo en la medular azulgrana junto a De Jong, pero que ha ido apagándose durante la temporada hasta el punto de ser vendido por el club: “Es triste. La situación es difícil para todos, para el club, para el propio Arthur, para el vestuario. No conozco los detalles de por qué se ha llegado hasta este punto así que es difícil para mí dar mi opinión”.