El técnico del FC Barcelona, Ronald Koeman, ha rechazado echado balones fuera ante las críticas por el mal juego del equipo en una nueva derrota escandalosa, esta vez frente al Benfica. Bajas sensibles como el fichaje de Messi por el PSG ha mermado sensiblemente las prestaciones del Barça. Por ello, Koeman ha afirmado que “no se puede opinar sobre un equipo que no es el mismo del año pasado”. El preparador azulgrana ha comparecido, probablemente, por última vez como entrenador del conjunto catalán.

Si bien Koeman ha admitido errores durante el partido, ha reafirmado su legitimidad en el cargo de entrenador: “Me siento muy respaldado por mis jugadores y su actitud”. Por otra parte, respecto al respaldo del club el técnico se ha limitado a contestar “no sé”. El hasta ahora entrenador del Barça ha reconocido que “no voy a discutir el nivel del equipo”, pero lo ha relacionado con bajas como las de Messi o Griezmann. Así, “no se puede opinar sobre un equipo que no es el mismo del año pasado”, se defiende el holandés.

El Barça ha revivido la pesadilla del 8 a 2 ante el Bayern, también en Lisboa | EFE

Respecto al partido, Koeman piensa que a pesar del resultado “el equipo ha jugado bien hasta el 2-0″. Según el holandés, la diferencia radica en la efectividad: “Nosotros hemos tenido cuatro oportunidades muy claras y ellos han anotado las pocas que han tenido”. A parte del casillero a cero de goles a favor, Koeman ha reconocido que “tenemos que defender mejor”. Aun así, ha relacionado la blandura de la defensa azulgrana con un nivel físico superior de otros equipos, en alusión al Bayern o al mismo Benfica.

En cualquier caso, las excusas ya no enmascaran tantos pinchazos del FC Barcelona, y Koeman cuenta con un pie y medio fuera del Camp Nou. El técnico defiende lo indefendible, un equipo sin rumbo que cosecha el peor comienzo en la Champions de su historia. La afición puso la cruz al técnico holandés en las últimas semanas, y el mismo entrenador ha admitido que desconoce si tiene el apoyo del club. Laporta ya afirmó contundentemente en su día que “perder, a partir de ahora, tendrá consecuencias”.