El Barça volvió a protagonizar un discreto, esta vez frente al Eibar y en el Camp Nou. El conjunto culé no pudo cerrar el 2020 con una victoria y se dejó dos puntos que le impidieron escalar hasta la tercera posición de la clasificación. Tras el encuentro, Ronald Koeman compareció ante los medios en rueda de prensa.

El técnico holandés comenzó hablando sobre la falta de gol, ya que, a pesar de generar oportunidades, sus jugadores no supieron materializarlas: “No hemos buscado lo suficiente a los jugadores entre líneas, nos ha faltado encontrar a Braithwaite arriba”, explicó Ronald, a lo que añadió que el equipo está formado por “muchos jóvenes” y la ayuda de Leo hubiese venido bien ya que es un jugador que “siempre marca las diferencias”.

El propio Koeman se preguntaba a sí mismo como podía haber sido posible que no hubiesen ganado frente al Eibar. También habló sobre los factores que se pusieron en contra del Barça y de la mala suerte durante el encuentro: “Fallamos un penalti, nos anulan un gol, perdonamos muchas oportunidades y encajamos gol en la única ocasión clara que ellos han tenido que es un fallo nuestro”, se quejó el entrenador.

Las cosas ya estaban siendo bastante preocupantes en Can Barça cuando de repente, llegó la lesión de Coutinho durante el encuentro en una jugada individual donde, al caer, apoyó mal la rodilla y tuvo que abandonar el terreno de juego: “Tiene molestias en su rodilla izquierda y hay que hacerle más pruebas para ver qué le pasa”, explicó el técnico intentando mandar un mensaje de calma.

Koeman fue preguntado por la ausencia de Messi y el juego del equipo cuando no está el astro argentino, a lo que respondió de una manera tajante: “No se puede decir esto porque estamos hablando de un jugador que siempre marca diferencia, pero no es el resultado para decirnos que no faltaba Leo. Hemos hecho un buen partido, pero nos cuesta marcar. No te puedo decir más”, analizó el holandés. Por último, se mostró preocupado cuando le preguntaron por las posibilidades del Barça de ganar La Liga: “Hay que ser realista, el campeonato está muy complicado. En la vida nada es imposible, pero hay que reconocer que un líder sólido como el Atlético, que es fuerte y encaja pocos goles, es muy complicado que se le pueda recortar puntos”, terminó diciendo Koeman antes de dar por finalizada la rueda de prensa.