El revuelo levantado a raíz del surgimiento y de la rápida descomposición de la Superliga sigue acaparando la actualidad del mundo del fútbol. Como no podía ser de otra manera, este asunto también se coló en la rueda de prensa de Koeman previa al partido frente al Getafe. El míster azulgrana no se mordió la lengua y dejó muy clara su posición.

Koeman confirmó haber hablado con Laporta: “El presidente me llamó, charlamos y me explicó este tema. Pero no me interesa porque jugamos mañana un partido”, afirmó el técnico azulgrana. Además, aseguró no ser el portavoz para explicar la posición del club: “El portavoz siempre es el presidente”.

El entrenador tulipán se mostró en sintonía con las palabras de Guardiola sobre la excesiva carga de partidos: “Hay que escuchar a los jugadores y a los entrenadores”, aseguró. También mandó un recadito a la UEFA: “No hacen caso. Lo más importante para ellos es el dinero y yo creo que debe ser el jugador”.

El Barça logró su trigésimo primera Copa del Rey el pasado sábado y Koeman alabó al equipo: “La imagen y la actitud en la final ha sido muy buena”, opinó. De hecho, el equipo está intratable en este 2021 y todavía puede conseguir el doblete: “Llevamos tiempo mejorando las cosas y la gente está muy contenta con el Barça últimamente. Estamos trabajando bien, haciendo cambios con la gente joven”, aseguró.

En el choque frente a los rojiblancos descartó a Riqui, Pjanic o Junior, entre otros: “Ha sido una decisión que no me gusta, pero me ha sorprendido que la prensa se sorprenda de incluir tres porteros. Para mí es muy normal, ha pasado en todas las eliminatorias”, señaló. Precisamente, Piqué se infiltró para jugar esa final y su situación es delicada: “No creo que esté en disposición de jugar mañana el partido entero, pero tenemos un entrenamiento pendiente todavía”, recalcó.