Los de Koeman regresan a la tercera posición de la Liga, después de conseguir ganar por 3-0 al Elche gracias a un doblete de un magistral Messi y un gol de Jordi Alba para redondear la goleada.
Después de una primera parte donde se vio la peor versión del Barça, los goles acabaron llegando en la segunda mitad de un partido muy irregular de los culés: “En la primera parte estuvimos flojos, nos faltaba ritmo de balón, aunque tuvimos dos ocasiones claras para marcar; en la segunda parte muy bien en cuanto a ritmo de balón, profundidad… mucho mejor”, afirmó el técnico holandés, quien añadió que “para mí, la actitud ha sido buena, que falte ritmo en el juego no tiene por qué ser un problema de actitud”.

Uno de los cambios que introdujo para la segunda parte fue la entrada de Dembélé por Pjanic. “Tiene que mejorar en ritmo de balón, en posición, pero a veces parece que si cambias a un jugador es el culpable y no es así; hemos puesto a Dembelé para abrir el campo y tener más profundidad, y por eso el cambio”, justificó Koeman la entrada del francés en el partido.

El técnico del Barça también tuvo palabras de elogio para Leo Messi, quien se volvió a echar al equipo a la espalda con un doblete que lo coloca como el pichichi provisional del campeonato con 18 goles: “Cuando hablo de los mayores no me refiero a Leo, porque su efectividad es todavía impresionante, son otros de los mayores los que tienen que marcar diferencias”.

Asimismo, el técnico culé recordó que el Barça no tiene margen de error en Liga: “Perdimos muchos puntos en el inicio de curso, ese es el problema, ya que en los últimos 14/15 partidos hemos estado bien en general, pero debido a los puntos perdidos al principio no podemos perder más”.