Tras la clasificación en la Copa del Rey ante el Ibiza, el reciente técnico culé se mostró seguro de sus jugadores y tranquilo por el resultado de hace unos días;  “Cada partido va a ser diferente y tendrá sus peculiaridades, ya dije en Ibiza que el equipo no había estado bien y que algunas cosas tendremos que mejorar, controlamos el partido e hicimos muchas cosas de las que ya se hacían. Las circunstancias en las que se jugó en Ibiza no tienen nada que ver con las que jugamos ante el Granada”.

Al ser cuestionado sobre la falta de un 9 en la plantilla, echó valores fuera ante tal situación, esquivando la posibilidad de alguna incorporación; “Eso son suposiciones, creo que el Barcelona es un gran equipo y que siempre, en circunstancias normales, tiene que competir por ganarlo todo. Hay cosas que no puedes controlar como las lesiones y eso sí puede influir en si vas a tener una plantilla suficientemente fuerte. Siempre es conveniente estar preparado por si suceden, pero ahora mismo no lo valoro”.

En cuanto al sorteo de Copa, recalcó la importancia de jugar en el Camp Nou, si bien no debe ser este un factor que determine la clasificación: “Jugar en nuestro estadio siempre es una ventaja, más cuando las circunstancias con otros rivales hubieran sido más problemáticas. Ya hemos visto a otros equipos lo que ha pasado. Es un dato favorable”.

Por lo que se refiere a la efectividad del equipo, el mister destacó las oportunidades que habían tenido en los últimos partidos, si bien en ninguno de ellos han podido ganar con solvencia; “El primer partido generamos bastante peligro, es verdad que no entraron, no se materializó el peligro en goles. No lo pudimos hacer en Ibiza y preparamos los partidos para que suceda. Las connotaciones de un partido en hierba artificial y ante un equipo que se iba a entregar no nos facilitaron, tampoco estuvimos todo lo inspirados que necesitábamos estar“.

Sobre el pasado partido frente al Ibiza, afirmó que se había llevado un buen susto al ver como evolucionaba el encuentro;  “Tenemos que incidir mucho en las cosas a las que damos mucha importancia, en general yo ya sé que hay mucha gente que es resultadista, no le va a importar cómo juguemos. Esto es así en el fútbol de hoy en día y me parece bien, pero hay mucha gente que sabrá si el equipo ha merecido ganar o no o si ha jugado bien o no. Hay que valorar cómo es el camino, cómo se llega a la victoria o a la derrota, aunque entiendo que haya gente que sólo le preocupe lo otro“.

Sobre la posible presencia de Rodrigo en el encuentro, sostuvo que “es un futbolista extraordinario, nos puede complicar a nosotros y a cualquier equipo, es una pieza clave para cualquier equipo. Hubiera preferido que no hubiera jugado, pero sabemos que si no juega él jugará otro. El nivel del Valencia con o sin Rodrigo es muy alto y sus jugadores son de mucho nivel“.

Sobre Riqui Puig -quien tuvo sus minutos frente al Ibiza-, no dudó en mostrar su confianza al joven canterano; “Suelo analizar a todos los futbolistas, hay cosas muy interesantes que las hace bien y otras en las que tiene que mejorar. Trataremos de ayudarle para que sean más las cosas positivas que las negativas, y eso nos pasará con todos”.

En relación con la ausencia del 9, surgió la duda de que Griezmann pudiera ocupar tal posición en el equipo; “Es una opción. No tenemos un jugador muy específico que pueda juagr de ‘9’ pero la alternativa de Griezmann está ahí. No es de ‘9’, es algo caído y leyó bien los desmarques”.

Por lo que respecta al partido que enfrenta a los suyos frente al Valencia, los periodistas se referían a él como “el primer exámen”, algo que no compartía Quique Setien; “El primer examen fue Granada y luego Ibiza. En Valencia creo que el Barça lleva muchos años sin perder. El rival como entidad es uno de los mejores a los que te puedes enfrentar, pero exámenes los pasamos todos los días“.

Finalmente, analizó qué concepto le cuesta más transmitir al equipo: “Por ejemplo la presión tras pérdida, esto sí es un trabajo que tratamos de hacerlo mejor, vemos a través de las imágenes que no lo hacemos tan bien, aunque acabemos de robar el balón. Ante un rival de alta calidad nos saldrá de la presión y eso lo tenemos que ajustar bien”.