Regresa La Liga para el Barça tras el parón de selecciones y vuelve también lo que para Ronald Koeman puede convertirse en un infierno: las ruedas de prensa. Compareció ante los medios de comunicación para tratar de analizar el partido ante el Granada, pero las preguntas sobre su continuidad no tardaron en salir. El técnico culé sabía a lo que se enfrentaba, ya que está siendo más cuestionado que nunca, y volvió a dejar declaraciones que darán de qué hablar.

El Barça se enfrentará el lunes (21:00h) ante el Granada de Robert Moreno, un equipo que tiene un sistema claro con el 4-3-3 y “juega muy directo arriba”. Koeman explicó que es un equipo que no ha cambiado mucho a pesar de tener un entrenador nuevo. Hay jugadores que tienen la confianza del año pasado, pero el Barça juega en casa y con público, algo a tener en cuenta si queremos comparar este encuentro con el de la temporada pasada.

Actualmente el Barça es un mar lleno de dudas, y este partido no iba a ser menos. El técnico holandés no tiene claro quién hará de reemplazo de Jordi Alba, pero la posibilidad de ver a Balde como titular puede convertirse en una realidad: “Entró el otro día muy bien, con calidad y energía. Lo más normal es que prefiero un lateral zurdo. Hay que saber que estamos hablando de un jugador muy joven, pero no tengo miedo en empezar el partido con Balde”, aclaró.

Quien probablemente no juegue sea Riqui Puig ya que tiene que “mejorar muchos aspectos del juego”. Koeman admitió que en el partido contra el Bayern calentó y fue una posibilidad de entrar, pero coincidió con la lesión de Jordi Alba.

Cuando llegó la pregunta del millón sobre su continuidad, se mostró descontento: “No puede ser que tenga que contestar antes del Bayern sobre si voy a renovar un año más y que ahora las próximas preguntas sean sobre si tengo miedo por mi futuro”, aclaró, e hizo hincapié en poner energía para el partido. Se identificó más como “realista” que como “oportunista” cuando habló sobre la diferencia de plantillas entre la vez que el Barça perdió 2-8 y el partido de Champions del martes.

A pesar de todas las dudas que genera en la afición el papel de Koeman, él confía en ganar y en recuperar gente para tener más jugadores disponibles. Dejó claro que es consciente de que lo que cuenta en un club como el Barça son los resultados y que no tiene miedo sobre su futuro, ya que es el club y el presidente quienes deciden sobre ello.

En cuanto a los lesionados, Ansu Fati sigue sin tener fecha de regreso a pesar de estar trabajando con el equipo. Es un jugador importante dentro del equipo, pero hay que tener paciencia con su vuelta, que puede ser dentro de una semana o también cabe la posibilidad de que se alargue un poco más. En cambio, Agüero tendrá que esperar y seguir entrenando y bajo la supervisión del fisio para seguir recuperándose poco a poco.

El equipo también es “realista”, en palabras de Koeman. No se conforman y quieren mejorar, pero para ello tienen que cambiar cosas que “no se hacen en dos días”. También hay muchos jugadores que están empezando a tener más protagonismo con el equipo, en especial los jóvenes: “No tengo ni un miedo de poner a un joven de inicio, pero poner seis enseguida tampoco es bueno. Es difícil saber cuándo van a tener más partidos”, dijo.

Por último, fue preguntado por el sistema que utilizará ante el Granada: “Hay diferentes sistemas para poder ganar. Nuestro sistema básico es el 4-3-3, pero si tienes dos delanteros y muchos centrales, tienes que adaptarte. Si hubiéramos jugado más abiertos, a derrota hubiera sido más grande”, explicó el holandés.

La situación que está atravesando ahora Ronald Koeman con el club no es fácil pero, a pesar de ello, no se arrepiente de haber fichado por el Barça: “Tuve la sensación de que era un momento complicado, con el tema económico y del equipo. Yo lucho y quiero ganar, quiero estar”, sentenció el holandés.