El entrenador culé comenzaba elogiando al rival, destacando la exigencia que debe tener el equipo para llevarse los tres puntos. “Nos enfrentamos a un equipo que es tercero en la clasificación, juega en su campo y nos pondrá las cosas muy difíciles. El Sevilla es un equipo bastante completo, muy sólido y físicamente es uno de los equipos más poderosos del campeonato, pero también sabemos que tiene ciertas debilidades y las intentaremos explotar. No creo que esta sea una jornada clave para la Liga porque hemos visto las sorpresas que da el fútbol. Hay que seguir trabajando partido a partido para mantener la ventaja porque afortunadamente dependemos de nosotros mismos. No es fácil ganar todos los partidos y mantener esta ventaja pero eso es para todos”.

Continuando con las bajas de Roberto y De Jong, no cabe duda de que no es el mejor momento para que estas se produzcan; “Ha sido una pena porque no esperábamos perderlo (Roberto). Veremos cómo evoluciona y en la medida que pueda aguantar el dolor se irá incorporando. Aguantó muy bien los minutos que jugó ante el Leganés, pero no tenemos fecha concreta, si será un partido o dos. Frenkie tenía una molestia que no acaba de resolver y por eso, preferimos esperar y perder un partido y no cuatro si la cosa se agrava“.

En cuanto a la titularidad de Suárez (quién tampoco estuvo en el once inicial en el pasado encuentro frente al Leganés), afirmó que “los partidos van muy seguidos y todavía no está para jugar todo el encuentro. Hablaremos y veremos si sale de inicio o bien juega después unos minutos“. Del mismo modo, al ser cuestionado sobre el futuro de Arthur, sostuvo que “no es algo que me preocupe ahora mismo. Ahora lo importante es que esté concentrado en los partidos. Es lo importante para él, el equipo y el club. Lo demás ya se verá”.

Por lo que respecta a la vuelta del equipo a la Champions, se mostró descontento con la decisión de que sean partidos únicos y no con ida y vuelta; “yo creo que es peor para todos, pero nos hemos de adaptar a eso y no cometer errores. Es algo para todos y lo hemos de aceptar porque lo ha decidido así la UEFA. Lo que sí espero es que ante el Nápoles sí podamos jugar aquí y no en un campo neutral. Creo que jugar en campo neutral ante el Nápoles sería dar una ventaja al rival que jugó la ida en su campo y con su público. En el resto de eliminatorias, si pasamos, preferiría jugar a doble partido porque tienes más opciones de corregir errores, pero no se puede hacer nada al respecto”.

Siendo consciente de que el Barça no puede despistarse lo más mínimo si quiere ganar el título liguero, Setién considera que “el equipo es capaz de ganar todos los partidos que restan, aunque es muy difícil. Llevamos seis goles a favor y cero en contra y la perspectiva es buena, la mejor respecto a los rivales, pero sí es probable que alguno pueda fallar en algún momento porque es difícil hacer todos los puntos aunque es probable. Hay que estar metido de lleno en todo el partido porque los rivales te pueden hacer alguna ocasión al principio pero también al final. Ante el Leganés hubo 60 minutos que jugamos en su campo y eso tiene mérito lograrlo tanto tiempo. Es verdad que los rivales siempre tendrán sus ocasiones, pero es cierto que la concentración debería ser máxima no solo en los primeros minutos sino en todo el partido“.

Sobre el gol 700 de Leo Messi, manifestó que “sería muy bueno que lo lograra en un campo como ese y frente a un rival como el Sevilla. Son cifras que solo están al alcance de los elegidos. Ojalá meta ese en Sevilla y después muchos más”. Ante la posibilidad de rotarlo en algún partido para que pueda descansar, sostuvo que “un jugador como Leo Messi que lleva 14 años tiene un conocimiento de su cuerpo y sus reacciones, por eso decía lo de Ansu antes. Por tantos años ya saben las cargas de trabajo que tienen que hacer. Yo tengo confianza de Leo y tres o cuatro futbolistas que tienen ese conocimiento y no tengo porqué preguntarles. Ellos decidirán y me avisarán para ir rotándolos aunque yo marco las pautas de cuándo deben jugar“.

Haciendo alusión a Ansu Fati y sus molestias físicas, declaró que “está mucho mejor de los pequeños problemas que ha tenido pero es un chaval de 17 años al que hay que ir gestionando como hemos hecho hasta ahora y como hacemos con los demás. Poco a poco él se irá conociendo mejor y nosotros también a él para conseguir que ofrezca el rendimiento como el que dio el otro día. Ansu, Riqui y Araujo son tres chicos muy diferentes pero muy buenos que nos aportan cosas y que los iremos utilizando cuando los necesitemos, como hemos hecho hasta ahora”.

Como no podía ser de otro modo, el técnico azulgrana tuvo que salir al paso como pudo respecto de las preguntas relacionadas con Griezmann y Dembélé, intentado destacar la buena labor de ambos y su versatilidad a la hora de jugar en varias posiciones; “Griezmann puede jugar más centrado o en banda aunque no le hacemos jugar en banda-banda. Aunque lo ponemos de inicio ahí, no mantiene esa posición porque tiene ruptura y tiende a ir hacia adentro. Dembélé lleva la evolución correcta por lo que nos han informado aunque todavía falta un poco de tiempo para que pueda incorporarse al trabajo del grupo”.

Finalmente, no dudó en elogiar el trabajo de Riqui Puig, quien pudo disputar de algunos minutos en el partido frente al Leganés: “ya lo he felicitado por los minutos que jugó el otro día, lo hizo francamente bien, fue una lástima que no marcara. Está entrenando muy bien, tiene muy buena actitud y lo que tratamos es que el tiempo que puede estar en el campo lo haga bien como el otro día. Eso lo tendré en cuenta de cara al futuro. Su recorrido está siendo bueno en cuanto a lo que percibo y veo, y si de verdad se lo merece y hace lo del otro día tendrá más minutos seguramente“.