El Barça B enfrentaba un partido clave ante el Lleida. Un duelo directo por los puestos de ascenso que permitiría al ganador reafirmar su posición como tercer clasificado e incluso presionar al Andorra, segundo en la tabla. Lo hacía el Barça B con la sorpresa de Carevic en la portería, además de la más esperada inclusión de Matheus Pereira en el puesto de Ilaix Moriba, que sigue a las órdenes de Ronald Koeman tras su buena actuación y la lesión de Pedri ante el Sevilla.

El Lleida buscó hacer daño desde el inicio, con una presión asfixiante y acechando la portería de Carevic. Nico González, a las órdenes del mediocampo dadas las bajas de Jandro por lesión e Ilaix, intentaba comandar una salida de balón paciente y trabajada. La intensidad de los locales obligaba a los blaugrana a sufrir con el esférico, y esa agresividad provocaba que los jugadores de más calidad del “B” no tuviesen ocasión de jugar cómodos.

Sin embargo, la fortuna sonrió al Barça B en la jugada menos esperada. En el minuto 25, Alejandro Balde pescaba una segunda jugada tras un córner, y el rechace caía a Mika Mármol con el portero descolocado para poner a placer el 0-1. El filial no había generado demasiado peligro, pero en una jugada tras balón parado llegó el primero. De nuevo los de “Pimi” cobraban ventaja en el marcador.

Mika anota con el portero vencido | FC Barcelona B

 

El Lleida acentuó su asedio a la portería de Carevic, y el Barça B aprovechó para dar un aviso en los pies de Collado, que condujo una pérdida en zona media de los locales hasta el borde del área y sacó un chut que se fue por poco a la derecha del arco de Pau Torres. Llegaron un par de avisos más en transición ofensiva, pero ninguno de los dos equipos pudo alterar el marcador en la primera mitad del encuentro.

El inicio de la segunda mitad fue para el equipo ilerdense, que imprimió intensidad al juego para hacer recular al Barça B. El peligro llegó por la banda derecha con Abraham Minero, pero los visitantes consiguieron abortar el peligro con una gran concentración defensiva y un acertado Carevic. Esta situación se tradujo en posesión en campo propio del “B”, pero poco peligro al ataque mientras se llegaba a la hora de partido.

Como había ocurrido en la primera mitad, Álex Collado volvía a avisar al Lleida de que cuidase su espalda, esta vez con una recuperación al borde del área rival que, tras una magnífica finta, estrelló en la cruceta el de Sabadell. Tras el aviso, los locales hacían un triple cambio para reorganizarse y seguir presionando al Barça B. Poco a poco, los de “Pimi” se volvían a sacudir el agobio mientras el cansancio hacía mella en el rival.

Cuando parecía que el partido se asentaba, Álvaro Sanz quedaba tendido tras una entrada rival. Se prolongaba la maldición del lateral derecho en el Barça B, ya que Sanz tuvo que retirarse en camilla. En su lugar entró Roger Riera, que regresaba tras una fractura de pómulo con la característica máscara negra. Aun así, el Lleida no conseguía generar peligro suficiente en la meta visitante, mientras que el “B” aprovechaba las salidas de presión para hacer daño a la contra.

El “B” celebra el único gol del encuentro | FC Barcelona B

 

Faltando 10 minutos para el final, volvía a mover el banquillo García Pimienta, esta vez sin urgencia que lo reclamase. Zeballos, el uruguayo cedido por el Girona, entraba en sustitución de Rey Manaj, que rompía su racha goleadora (4 tantos en los últimos 2 partidos). No tuvo ocasión Zeballos de mostrar su potencial en ataque debido al asedio del Lleida, pero sí que mostró un gran sacrificio defensivo.

En la recta final del partido la tuvo el equipo local tras un error de Carevic en la salida. Se le escapó el balón de las manos, pero los azulones no superion aprovechar el fallo. Tras esta acción llegó otra noticia positiva: Después del regreso de Roger Riera, también Ramos Mingo volvía a jugar un partido tras poco menos de tres meses en el dique seco para ayudar al equipo a achicar agua en los minutos finales.

Sufrió de lo lindo el Barça B, y tuvo un mano a mano Lucas de Vega para sentenciar el partido en el descuento, pero los de García Pimienta sufrieron hasta el final para arrancar unos merecidos 3 puntos y afianzarse en la tercera plaza. El próximo partido, ante el Llagostera, será otra dura final para conseguir el objetivo de jugar la fase de ascenso.