Ter Stegen – 4: El único veterano que no termina de demostrar con continuidad su cambio con Xavi. No estuvo del todo bien en la toma de decisión en la salida de balón y tuvo un error de bulto que provocó el penalti en contra del primer gol del Nápoles. El Barça necesita más de él.

Dest – 7,5: Otro gran partido, y ya van varios, en el que demuestra que ha recuperado la confianza con Xavi y que ha trabajado para mejorar los aspectos del juego que más le costaban: el posicionamiento y la toma de decisión con balón. Si sigue así, Xavi tiene dos laterales con mucho nivel para afrontar Liga y Europa League.

Piqué – 8: No solo ha conseguido frenar a Osimhen anticipándose a sus virtudes con su experiencia, sino que también ha sido capaz de ponerse el traje de “Piquembauer” para marcar un golazo al borde del descanso de puro killer de área. Está mostrando un nivel altísimo.

Piqué celebrando su golazo. Fuente: Getty Images

Araujo – 6,5: Ayudó a Piqué a frenar a Osimhen que cayó más por su lado porque sabía que contra Araujo sería una batalla perdida. Estuvo correctísimo en las ayudas y los duelos individuales. Ha tenido pequeños fallos con balón, pero está mostrando cada vez más atrevimiento en la salida y creación de juego desde atrás.

Jordi – 6,5: Realizó un movimiento extraordinario en la contra del primer gol anotando incluso con la pierna menos hábil. En defensa estuvo a la altura prestando atención en todo momento a su espalda. Se echó en falta alguna subida más desdoblando en ataque. Pero, este es el nivel que necesita el equipo de Jordi.

Frenkie – 9,5: Ha vuelto el mejor De Jong. Por fin parece haberse adaptado a lo que Xavi quiere de él como interior con atrevimiento para mostrar su gran capacidad para superar líneas en conducción, con libertad absoluta de movimiento para crear e impecable en la presión. Hoy, además, ha dejado evidencia de lo que Xavi quiere de sus interiores con un golpeo exquisito a la escuadra.

Frenkie haciendo un pase a la escuadra. Fuente: Getty Images

Busquets – 8: Ha dado una clase magistral de cómo jugar de espaldas, algo que a muchos les cuesta apreciar. Sergio brilla en silencio como eje de una maquinaria que necesita de su juego al primer toque y sus robos en presión para fluir tanto en la construcción como en la verticalidad ofensiva.

Pedri – 7: No ha brillado tanto como otros días y aún así ha sido determinante en el dominio del partido del Barça. Es incomprensible la madurez futbolística del tinerfeño con tan sólo diecinueve años. Ha vuelto a demostrar por qué es el Golden Boy.

Aubameyang – 8: De estar descartado en el Arsenal a marcar 4 goles en 5 partidos con el Barça. Es el delantero que necesitaba Xavi con velocidad para romper al espacio y estirar al equipo, con calidad técnica de sobra para combinar y descargar, pero sobre todo con una capacidad goleadora que el Barça necesitaba urgentemente.

Auba celebrando su cuarto gol en cinco partidos. Fuente: Getty Images

Ferran – 6,5: La acumulación de minutos parace estar pasándole factura. No se le ve con tanta chispa, tan eléctrico, pero sigue haciendo un trabajo clave para el beneficio del equipo con movimientos al espacio, descargas de espalda, asistencias, trabajo sin balón y una entrega incuestionable. Su talento y su sacrificio le darán mucho al Barça.

Adama – 7: Le tacharon de ser el suplente de Trincao y no encajar en el estilo del Barça. Evidentemente no saben qué es el estilo del Barça porque Adama ha demostrado encajar a las mil maravillas. Está siendo el extremo puro que necesita Xavi para su idea de juego y, aunque no está aportando goles, está repartiendo asistencias de mucho nivel. Si sigue así, tiene muchas opciones de quedarse en el Barça.

Gavi – 6: No fue titular por cansancio, pero entró muy bien al partido intentando mantener el balón, yendo a las disputas como si el marcador fuese otro y demostrando la ambición que lleva dentro. Cometió un error: la amarilla que le va a costar no estar en la siguiente ronda. Baja seria.

Gavi rompiendo líneas. Fuente: Getty Images

Nico – 5: No entró del todo bien al partido. Cometió un error que, aunque fue falta, acabó en gol del Nápoles. Es normal que no lo haga todo perfecto siempre. Son jóvenes con muchísimo talento que aún están creciendo. Aprenderá del partido de hoy y tiene mucho que dar.

Dembélé – 5: Entró con la actitud de hacer la guerra por su cuenta y dejar su marca en el partido cuando el equipo necesitaba controlar el balón y dormir lo que quedaba de encuentro. Sin balón, no ayudó del todo bien a Dest y estuvo algo apático en defensa. Tiene talento para ser diferencial, pero debe aprender a jugar con cabeza.

Luuk – 5,5: Se merecía tener algo más de unos pocos minutos porque está siendo un gran revulsivo para el equipo. Se vio damnificado por el marcador tan apabullante y, aún así, tuvo la capacidad de trabajo sin balón y la experiencia de bajar y aguantar balones para calmar el partido. Está ofreciendo un gran rendimiento.

Luuk haciendo un gran trabajo sin balón. Fuente: Getty Images

Riqui – 5: No entró del todo bien al partido. Sigue jugando revolucionado, pierde bastante la posición y su presión nunca suele obtener resultados. Se le nota la falta de continuidad y de minutos respecto al resto, pero debe mejorar mucho si quiere tener más oportunidades. A día de hoy, está muy lejos del nivel de los cinco centrocampistas habituales. Pero, tiene capacidades que aportar al equipo.

Xavi – 10: Cogió a un equipo hundido psicológicamente, noveno en Liga, con pie y medio fuera de Champions, sin físico, sin identidad de juego, sin confianza y sin esperanza de mejora. Ha creído en sus jugadores y ha enganchado a los nuevos a su idea de juego. Está sacando lo mejor de todos y recuperando las versiones TOP de los jugadores más cuestionados. El Barça ha recuperado su estilo de juego, el que le hace brillar y le da alegrías a su afición. El trabajo de Xavi en tres meses es digno de admiración.