510860C9-F90E-459E-805A-13A9713C8520

La travesía inevitable de Piqué

Una nueva era de centrales ha llegado al Barça. Con las incorporaciones de Koundé y Christensen, que está rindiendo a un nivel altísimo, el intachable estado de forma de Araujo y el crecimiento de Eric García, Gerard Piqué, de momento, ha perdido su puesto de titular en el Barça.

Tras ser preguntado por el caso de Piqué, Xavi dejó claro que todos partían de cero y que el central catalán tendría que ganarse el puesto como los demás. Así lo ha demostrado en la primera jornada apostando por Christensen y Eric como pareja titular después del gran rendimiento que mostraron ambos durante la pretemporada tanto a nivel defensivo como en la creación del juego desde la primera línea ofensiva.

Christensen comentando aspectos del juego con Xavi. Fuente: Getty Images

Entre las lesiones, las salidas nocturnas y los negocios, la cabeza de Piqué parece estar en cualquier sitio menos en el Barça. Cuando está completamente comprometido con el equipo ya ha demostrado poder ser el mejor central de la plantilla. Pero, a sus treinta y cinco años, tiene una camada de jóvenes pasándole por el lado y lo va a tener realmente complicado para hacerse con el puesto de titular.

La temporada pasada fue una pieza indispensable en defensa, durante algunos tramos llegó a ser el mejor central de la plantilla, e incluso jugó lesionado para ayudar al equipo. Forzar hasta ese punto era algo comprensible teniendo en cuenta que no había tantos efectivos en defensa. Fue el segundo central con mejores porcentajes defensivos, como los duelos ganados, por detrás de Araujo. Si comparamos sus cifras con el rendimiento de Koundé y Christensen en sus respectivos equipos, los porcentajes de Piqué fueron mejores como evidencian los datos reflejados en Sofascore. Sin embargo, en la pretemporada se le ha visto bastante lento en las intercepciones y superado con demasiada facilidad por los delanteros rivales.