Una victoria por la mínima con un gol de De Jong sirvió para que el Barcelona conserve sus posibilidades de luchar por La Liga. Un partido donde el equipo culé fue el claro dominante durante la primera parte, con numerosas ocasiones que no pudieron concretar. Sin embargo, a medida que el reloj se acercaba al minuto 90, el Huesca hizo sufrir progresivamente a los de Koeman, que terminaron aguantando el resultado. Mejora general de las actuaciones de los culés.

Ter Stegen – 6. Asustó en la primera parte con un control de cabeza en la línea de gol pero quedó en un simple malabarismo. Tuvo poco trabajo ante un rival inferior y salvó muy bien las pocas ocasiones peligrosas que tuvo. Nada nuevo en la portería culé.

Dest (75’) – 5,5. Con mucha presencia ofensiva por su banda derecha, el estadounidense no terminaba de acertar en las decisiones que tomaba en los metros finales. Otro partido donde no termina de brillar y es sustituido.

Lenglet – 6,5. Partido interesante el del francés, que volvió a sentirse cómodo y no solo lo demostró sino que contagio a su compañero en la zaga. No cometió errores graves y una noche como esta lo ayuda a ganar confianza como el referente defensivo en sustitución de Piqué.

Araujo – 7. El uruguayo demostró su fortaleza mental en Huesca. Tras el fatal error que cometió en la pasada jornada, el central se mostró seguro y con confianza. Preciso e incluso elegante en el corte, con su actuación gana enteros para ser la pareja de baile de Lenglet.

Jordi Alba – 7. El de Hospitalet fue un dolor de cabeza para la banda izquierda del equipo rival, que no pudo detener sus escapadas. Creó peligró constantemente con sus centros y tuvo un disparo a portería.

Busquets (75’) – 6. Con el regreso al 4-3-3 se notó una mejoría del mediocentro defensivo, que volvió a ser un jugador relevante en el juego, con cortes y recuperaciones de balón que aplacaban al Huesca.

De Jong – 7. El holandés firmó un gran encuentro, ayudado por Busquets pero también bastante vigilado por el mediocampo rival. Producto de su participación en la ofensiva blaugrana fue su gol, el único del encuentro.

Pedri – 7,5. No tuvo suerte en una primera parte donde tuvo ocasiones más adecuadas para un rematador. Pero es un joven genio. Sus pases rompen con la monotonía del juego y ha mejorado mucho en su participación defensiva.

Messi – 6,5. El astro argentino tuvo un partido irregular, apareciendo con chispazos de calidad en la primera parte. El capitán sacó un centro espectacular para asistir a De Jong y también lanzó una falta muy ajustada que obligó al portero rival a lucirse para evitar un golazo.

Dembélé – 8. En la tónica de sus anteriores partidos, cuando entra en juego cambia la música del partido. Se lo ve más seguro y tuvo varias jugadas brillantes donde dejó en el camino a los rivales. La banza izquierda fue una autopista para el ‘Mosquito’.

Braithwaite (81’) – 5. El delantero no tuvo una gran noche, pero su posición es clave tácticamente. Arrastra a los centrales en los ataques, se mueve para crear paredes y corre como el que más. Muy tapado por los defensas del Huesca, no fue una noche brillante para el danés.

Un Barça que fue superior en la primera mitad, terminó aguantando el resultado / Fuente: Getty Images

Mingueza (75’) – 5. Poco tiempo tuvo esta vez el canterano para jugar. Sustituyó a Dest y cubrió correctamente la banda derecha. 

Pjanic (75’) – 5. El mediocampista bosnio entró en el lugar de Busquets y no desentonó con el equipo, si bien tuvo que jugar en los minutos donde el Huesca tuvo más el balón. Correcto en el juego asociativo.

Griezmann (81’) – S/N. Parecía que tras la entrevista con Valdano, ‘El Principito’ comenzaba una etapa en positivo en el Barça. Lamentablemente,  entre sus actuaciones y las decisiones de Koeman, el francés vuelve a ser irrelevante en el equipo.

Koeman – 5. Tras 15 jornadas de liga, parece que el entrenador por fin ha decidido volver al 4-3-3 marca de la casa. Acertó con la alineación pero sigue fallando en los cambios. Volvió a apostar por Araujo tras su error, lo que da confianza al central. Pero meter a jugadores en el 75′ no supone una inyección eficaz de energía para el equipo. Menos eficaz es meter a Griezmann en el 81′, con el equipo aguantando el resultado y un jugador en un mal momento que no necesita los “minutos de la basura”. 

Koeman recuperó el 4-3-3 / Fuente: Getty Images