Febrero ha sido un mes muy exigente para el Barça, pero también ha sido un mes en el que el equipo ha ido de menos a más. Un claro ejemplo de ello es el último partido disputado ante el Valencia, que hace que el conjunto liderado por Xavi llegue a este nuevo choque con más confianza que nunca. Aún quedan dos partidos más para cerrar febrero y el primero de ellos no será menos que los anteriores. Mañana se verán las caras ante el Nápoles (21:00h) en el Diego Armando Maradona Stadium en el partido de play-off que tendrán que ganar si quieren pasar a la siguiente ronda.

El primero en salir a la rueda de prensa fue Marc André Ter Stegen, quien ha sido objeto de críticas en algunos partidos tras firmar actuaciones por debajo de su nivel. La primera pregunta fue la esperada: su estado de forma. El guardameta, tras pensar la respuesta, fue claro: “La gente siempre opina y siempre tiene más conocimientos, incluso saben más que yo. Intento siempre dar el máximo, si estuviera mal de forma no estaría en el campo, porque tengo responsabilidad con el equipo, conmigo y con el club”.

También confesó que lee lo que se publica sobre él y apuntó hacia los periodistas cuando habló de ello: “En las últimas semanas habéis dado un poco de gasolina al fuego, porque os gusta. Lo veo todo y estoy tranquilo con mi rendimiento”.

Ha habido tramos en algunos partidos en los que se ha visto la identidad que Xavi quiere implantar de nuevo en el Barça y, en gran parte, es gracias al rendimiento de los jóvenes: “Están aprendiendo el proceso de tener estos partidos tan importantes, con tan poco margen. Estamos dando un paso adelante y hemos mejorado en muchos aspectos. Estoy contento con el rendimiento de cada uno”, dijo el alemán.

Ter Stegen aseguró que el equipo está trabajando bien y que todos están disfrutando del proceso. “Estamos convencidos de lo que estamos haciendo y esto te da confianza”, explicó. También etiquetó al Nápoles como “uno de los mejores equipos de Europa” y aseguró que ningún partido es fácil, ni en La Liga ni en la Europa League.
Por último, también fue preguntado por Dembelé y la situación del francés: “Son decisiones de cada uno. Como equipo queremos que siga con nosotros. La decisión será suya, no me meto en cosas que no son mías. Es un jugador que marca diferencias”, respondió él.

Después de quince minutos, llegó el turno de Xavi Hernández y empezó analizando el partido. Lo calificó como un encuentro de “mucha intensidad” y una “guerra futbolística”. También lamentó no haber sentenciado el partido en casa o haber conseguido un marcador más favorecedor, porque ahora se lo jugarán todo en un estadio donde la afición también sumará: “Tenemos que dominar, quien tenga la pelota tendrá más números de ganar. Estamos dando pasos hacia adelante, pero mañana será una prueba complicada. Estamos esperanzados y tenemos ilusión”, explicó.

También habló sobre el Nápoles y dejó claro que el conjunto italiano irá a “apretar alto”. La idea del Barça, según explicó Xavi, es obligarles a jugar en su campo aunque no será fácil debido a esa presión tan alta que ejercen los de Luciano Spalletti.

Por último, dijo que sería una decepción grande no pasar de ronda y que tienen mucha ilusión en la Europa League. “Vamos creciendo y esto va de resultados, no de sensaciones. Los resultados nos están acompañando al 50%”, explicó. Además, jugar en este estadio será “una extramotivación” ya que Maradona fue “una referencia para todos”, en palabras de Xavi.