WhatsApp Image 2021-01-10 at 20.13.35(1)

El talento pide paso

La apretada situación económica derivada del COVID-19 y una gestión más bien dudosa de la junta saliente han dejado al límite los recursos del FC Barcelona, que para cimentar un proyecto deportivo que pide a gritos una renovación deberá apoyarse forzosamente en la Masia. Es lamentable pensar que, lo que antaño era un activo, ahora es una obligación, pero aun así la oportunidad es inmejorable para recuperar el tiempo perdido.

Aunque la desconexión entre el primer equipo y la institución es evidente, la escuela de fútbol formativo más prolífica del siglo XXI ha seguido dando sus frutos. Lo que algunos han llamado “falta de talento” no es ni más ni menos que falta de interés por descubrirlo, ya que el talento sin las oportunidades y el seguimiento adecuados casi nunca florece. Ahora que el fútbol mundial se encuentra en este brete, es hora de mirar de nuevo a la Masia.

Actualmente, el Barça B tiene una plantilla repleta de talento descubierto y por descubrir. Al menos un par de jugadores en cada línea podrían ser convocados regularmente, entrar en dinámicas del primer equipo y prepararse para mostrar al máximo nivel de lo que son capaces. El futuro pasa por ellos, y es primordial que se sientan acogidos, motivados e ilusionados porque su futuro esté en Can Barça.

GARANTÍAS BAJO LOS PALOS

Los dos porteros del Barça B, Arnau Tenas e Iñaki Peña, han entrado en convocatorias del primer equipo. Queda como fijo en el filial el serbio Lazar Carevic, pero los dos canteranos, los más brillantes, no ven demasiado lejos el primer equipo.

Iñaki Peña (21) es un arquero tranquilo, con un carácter parecido al de Marc-André Ter Stegen. Solamente levanta la voz cuando es necesario, es sobrio e inspira confianza. Es el que más apariciones tiene en las listas de convocados del primer equipo, pero no ha tenido oportunidad de debutar en partido oficial. Está preparado y pide a gritos que le hagan sitio como segundo portero de la primera plantilla.

Arnau Tenas (19) ha dado el salto esta campaña del Juvenil A al segundo equipo profesional, pero su talento ya le ha valido más de una convocatoria bajo las órdenes de Koeman. Al contrario que Peña, es de un carácter mucho más vivo, nervioso en el buen sentido. Más organizador y seguramente más ágil que su compañero, puede seguir formándose en el B a la espera de dar un salto que llegará tarde o temprano.

Arnau Tenas, talentoso portero del “B” | Getty Images

 

DEFENSA CON ADN BARÇA

A pesar de las recientes dificultades en la defensa, tanto en el primer equipo como en el filial, hay activos de sobra para formar una zaga de garantías. Un problema que durante años ha sido endémico en las categorías inferiores, como la incorporación de defensas a los equipos profesionales, parece que ha quedado resuelto con esta nueva camada.

Óscar Mingueza (21) es ya conocido por el aficionado culé, pero todavía pertenece al filial, y su trayectoria en el fútbol base es ejemplar. Tiene una salida y un toque de balón exquisitos, es serio en defensa y, aunque necesita mejorar en contundencia, cumple con creces con su cometido. Su mejor activo, seguramente, es su polivalencia, ya que puede actuar en las cuatro posiciones de la zaga debido a su buen toque con ambos pies, aunque su posición natural es la de central derecho, seguido del lateral del mismo perfil.

Arnau Comas (20) es ahora mismo el líder absoluto de la zaga del “B”. Ha mejorado sus prestaciones tras salir cedido al Olot la temporada anterior, y está decidido a triunfar en el equipo blaugrana. Ha jugado todos los minutos en el filial y es imprescindible para García Pimienta. Todavía tiene recorrido con el segundo equipo, pero está destinado a tener un sitio en la primera plantilla si mejora algunos errores de concentración que lo penalizan en exceso.

Óscar Mingueza ya debutó con el primer equipo | Getty Images

 

MEDIOCAMPISTAS “MADE IN LA MASIA”

Hace varias décadas que la Masia es una fuente inagotable de centrocampistas talentosos, con un toque excelente y una calidad técnica al alcance de muy pocos. Este rasgo tuvo su máximo esplendor con la tripleta formada por Busquets, Xavi e Iniesta, pero otros como Fàbregas y Thiago también formaron parte de una época dorada que seguramente ha inspirado a los jóvenes de la actualidad.

Ilaix Moriba (17) es de los talentos más precoces de la cantera. Todavía tiene ficha del Juvenil A, pero está totalmente integrado en el Barça B y está entrando recientemente en contacto con el primer equipo. Es el perfil que más se aparta de lo que conocemos como “ADN Barça”, pero tiene otras características igualmente necesarias sin desdeñar su calidad técnica. Box-to-box con gran físico, tiene un disparo exterior potente y agrada mucho a Koeman, que puede haber encontrado a su “Wijnaldum” en el joven de Guinea Konakry. Nadie sabe todavía donde está su techo.

Jandro Orellana (20), al contrario que Ilaix, es un tipo de jugador muy reconocible en las categorías inferiores del Barça. Puede ejercer de interior posicional, pero su alma está en el pivote. Tiene una visión de juego y una salida de balón excelentes, a pesar de no tener un físico exuberante controla su cuerpo a la perfección y es capaz de mover al equipo desde la base de la creación. De los jugadores que más encandilan a los “cruyffistas” empedernidos, que ven un reflejo de Guardiola sobre el terreno de juego. Si tiene su oportunidad, seguro que tendrá recorrido en el primer equipo.

Oriol Busquets (21) es el centrocampista que más experiencia acumula como futbolista profesional. Jugó cedido en la primera división holandesa, en el FC Twente, la pasada campaña, y ha sido el capitán del filial. Es un pivote más defensivo que Orellana, de hecho, puede hacer funciones como central sin problemas, aunque tiene una gran calidad y pase corto, cosa que recuerda al actual Busquets (Sergio). Ha flirteado varias veces con el primer equipo, pero tras su debut en la Copa del Rey de 2017 ante el Murcia, con Ernesto Valverde, no tuvo continuidad. Si no le llega la oportunidad pronto, hay varios equipos en la batalla por él, ya que termina contrato este verano.

Ilaix Moriba ha encandilado a Ronald Koeman | Getty Images

 

EL ATAQUE, DESTELLOS ENTRE LA NIEBLA

Otro de los problemas endémicos en la cantera del Barça ha sido la posición de “9”. Encontrar un delantero centro de talla mundial hecho en la Masia no es fácil, y seguramente habría que recurrir al paso de Mauro Icardi por la ciudad condal para señalar uno en el siglo XXI. Por el contrario, sí que ha habido una gran proliferación de extremos en ambas bandas, desde Adama Traoré, Cristian Tello o Carles Pérez hasta el propio Lionel Messi. Actualmente, el ataque es donde más cuesta encontrar talento propio, pero las perlas son de un calibre descomunal, y en los equipos juveniles hay nombres de los que causarán sensación en un futuro próximo.

Álex Collado (21) es la gran perla del Barça B. Extremo diestro a pierna cambiada, seguramente lleva años viendo vídeos de Leo Messi para intentar desempeñar el mismo papel. También puede actuar en la izquierda o como interior, pero prefiere ver el campo desde el costado derecho del ataque. Es el gran líder futbolístico del filial, y muchos culés piden a gritos su convocatoria con el primer equipo. Manteniendo las distancias, está destinado a tomar el relevo de Messi en cuanto a funciones. Desde que se recuperó de una lesión de gravedad en el hombro ha maravillado cada semana en una Segunda División B que ya no es reto suficiente para él.

Gerard Fernández “Peque” (18) es la esperanza en la punta de ataque en un futuro próximo. Pasó por el Cornellà y volvió al Barça, y aunque su físico (1,68 m) podría suponer algún obstáculo para jugar como “9” en un equipo cualquiera, el Barça no es un equipo cualquiera. Muy habilidoso y rápido, entiende el juego del Barça a la perfección y eso le hace encontrar opciones de disparo con gran facilidad. Tiene edad juvenil y mucho recorrido por delante, pero es una de las grandes promesas del ataque azulgrana.

Álex Collado es el líder del Barça B | Getty Images