EwcZX3xWUAQ39y5

Los “peques” deciden el miniderbi

Existe cierta tendencia en la sociedad de menospreciar la juventud. “Ya aprenderás” o “Eres demasiado joven” son frases habituales, pero, por suerte, el mundo del fútbol es verdaderamente un “mundo” donde las cosas funcionan de forma distinta. Ver dorsales en el once titular por encima del 25 es síntoma de disfrute para los amantes del fútbol formativo, y hoy el Barça B salió con dos de los más prometedores: Gerard Fernández “Peque” y Pablo Páez “Gavi”.

El 29 y el 38, respectivamente, formaban en el once titular para el “miniderbi” de García Pimienta, que ya debe notar el peso de los corazones culés que se ha ido metiendo en el bolsillo durante los últimos años. Para recomponer un equipo castigado por lesiones y bajas, confianza, cantera y galones. No se puede pedir más.

El Espanyol B, por su parte, necesitaba plantar batalla, y lo hizo mediante una presión alta que complicó durante gran parte del partido la salida de balón del Barça, que intentaba combinar pero no conseguía llevar el balón a zonas peligrosas. Sin embargo, tampoco los locales ponían en aprietos a un Iñaki Peña que ya se ve como segundo portero en la plantilla del primer equipo la próxima temporada.

Como trama paralela al gran evento del derbi barcelonés, salió a la luz el enésimo capítulo de la maldición del lateral derecho en el Barça B. Una mala caída de Álvaro Sanz lo convertía en el desafortunado protagonista, y Ramos Mingo tenía que reestructurar la defensa cuando todavía no se contaba el minuto 20 de partido mandando a Roger Riera a la posición de lateral.

Mientras todos los focos se centraban en el debut de “Gavi” como titular, Collado seguía con su empeño particular de emular al otro “10” que juega en el Barça. Desde hace algunos partidos, “Pimi” lo ha llevado a la posición de interior, y desde allí deja la sensación muchas veces que, como Leo, no necesita estar a pocos metros de la portería para ser decisivo. Dejó solo a Gustavo Maia en varias ocasiones, habilitó a Peque en tantas otras y, en definitiva, fue el artífice de que el Barça consiguiera superar la presión que con tanto ahínco había empleado el Espanyol.

Collado hizo magia un partido más | FC Barcelona B

El empeño y el despliegue físico del Espanyol B conseguía igualar la contienda ante un Barça dominador, pero poco acertado en el último tercio. La primera mitad terminó con 0-0 en el marcador y sensación de justicia en ambos banquillos, pero el resultado era insuficiente para las aspiraciones de los filiales.

En la segunda mitad, con el Espanyol B intentado mantener el nivel de presión y el Barça B intentando encontrar los espacios a la espalda del sistema defensivo, apareció el talento para decantar la balanza. “Gavi”, el número 38, el de 16 años, encontró al espacio a Álex Collado. Si preguntan en La Masia por una mejor combinación de talento que la de estos dos jugadores, se cansarán de esperar una respuesta. El “artista”, tras levantar la cabeza, dibujó un centro magnífico para “Peque”, y el 29, el juvenil, puso el interior de la bota perfectamente para sumar el primer gol en el casillero blaugrana.

“Peque” anotó el gol de la victoria | FC Barcelona B

Cuando los partidos son tan equilibrados y competidos como lo son en la Segunda División B, disponer de jugadores diferenciales con el balón es casi injusto. En la categoría del físico, de los rivales rocosos, de los “jornaleros del fútbol”, tener a una generación de poetas es una ventaja competitiva. Y La Masia es la mejor cuna de astistas del planeta.

Aun así, el pan casi nunca se gana con poesía, y García Pimienta sabe perfectamente cuando repartir los monos de trabajo. El Barça B sabe dominar, sabe tener el balón, pero también sabe defender. Y seguramente Nico González, que fue el 28 y ahora es el 20, es el ejemplo perfecto de filósofo disfrazado de albañil. A sabiendas de su talento en campo rival, cuajó un partido excelente en defensa desde la posición de pivote, y eso le aporta un valor incalculable.

En medio de esa lucha que ya empezaba a decantarse hacia los azulgranas, salió el 39, Ángel Alarcón. El extremo del Juvenil A entraba para aprovechar los espacios de un Espanyol B volcado, y Oriol Busquets se incorporaba al partido también para recordar su existencia a todos aquellos que todavía hacen quinielas del primer equipo sin contar con él.

El Barça B es un equipo de talentosos obreros y filósofos trabajadores. Se llevaron el miniderbi por 0-1 con los más jóvenes sobre el campo, están a las puertas del ascenso a la Primera RFEF en vísperas de su creación y, sobre todo, están a las puertas de un primer equipo que los necesitará más que nunca en los años venideros.

El “B” está a un paso del ascenso | FC Barcelona B